exportavoz del gobierno

M.A. Rodríguez: “Debemos tener conciencia de tribu para salir de la crisis”

Estar ajeno al actual pulso político es darle la espalda a lo que un día será historia. Las encuestas dan la victoria al PP en las próximas elecciones generales. A la vez, hay cinco millones de españoles desempleados y, de los que tienen trabajo, lagranmayoría está realizando arduos esfuerzos para llegar a fin de mes. La gran mayoría de los ayuntamientos están gobernados por el centro-derecha y Rajoy prepara su tercer asalto a la Moncloa. Dentro de este contexto heencontrado un libro: Y Aznar llegó a presidente. El libro relata el camino de Aznar a la presidencia del gobierno de España. Me ha sorprendido porque el autor elogia con sincera admiración aquella gestión política.

No podía dejar escapar la oportunidad de hablar con su autor. Algunos jóvenes no lo reconocerán por su nombre, Miguel Ángel Rodríguez, pero sí por sus expresivas facciones, su característica barba y sus profundos ojos azules. Sí, tiene los ojos muy azules, azul caribe, que suele entrecerrar y esconder, con gesto característico, cuando analiza con profundidad un pensamiento.

Ha sido toda su vida y es periodista. Fue portavoz del gobierno durante la primera legislatura de Aznar. Enemigo capital para la izquierda, es un gran analista para la derecha.

Miguel Ángel Rodríguez Bajón, 21 de enero de 1964.

Vivimos en una época de descrédito de los héroes y en la cual las palabras agradables hacia los demás son parcas. Ahora que todo el mundo se muestra escéptico, usted escribe este libro en el que muestra sincera admiración por Aznar. Además de porque le debía el libro a sus hijos ¿existe otro motivo?

Sí,  esto se escribirá de Aznar cuando muera. Normalmente se escribe bien de la gente o se destaca su perfil más amable el día del entierro, pero a mí me parece que como falta mucho, convenía, por lo menos, que alguien destacara algunas de las cosas positivas de Aznar, que para mí ha sido el mejor presidente que ha tenido España en nuestra democracia y al mismo tiempo el más vilipendiado.

¿Se ha encontrado últimamente con Aznar y ha pensado que son unos desconocidos?

No, lo que ocurre es que hemos pasado de estar todo el día juntos a vernos ahora muy de vez en cuando, cada cual está en lo suyo. Yo creo que hoy soy más desconocido para él, que él para mí, porque ya son muchos años y seguramente profesionalmente yo he evolucionado más que él, pero no somos unos desconocidos.

Alfonso Guerra dijo: “Le vamos a dar a España una pasada por la izquierda que no la va a conocer ni la madre que la parió”.  ¿Ha cambiado más España con el socialismo que con Aznar?

La evolución de la España de hoy, ahora cuando vemos imágenes del año 70’ – 75’, verdaderamente no la conoce la madre que la parió. España hoy es completamente distinta. Ya no solo en modas, sino en argumentos de vida, además de la tecnología. Y yo creo que el partido socialista dio un paso muy importante para sacar a España del mundo paleto. Pero creo que el que institucionalmente cambia España es Aznar, que pasa de un país en el que todo el mundo quería ser funcionario hasta un país en el que hoy mismo la propia izquierda usa la palabra emprendedor.

Luego, hay elementos muy concretos de gobierno de Aznar que cambian España: suprime el servicio militar obligatorio, suprime los gobiernos civiles, el parque móvil del ministerio, hasta la peseta. Por tanto el gobierno socialista empieza una evolución de España que desde el punto de vista institucional culmina José María Aznar. Y en los últimos siete años no he visto ningún cambio tan relevante como el que hizo en su día Suárez, González o Aznar.

¿No son cambios relevantes los matrimonios gays o la libertad de aborto?

Los matrimonios gays ya existían, sin el nombre matrimonio. Es decir, hace muchos años que la sociedad española respeta la libertad sexual de los gays sin que nadie hubiera hecho bandera de ello. De hecho, Zapatero ha hecho bandera de ello porque la sociedad ya estaba convencida de que cada cual se arrime con quien quiera. Lo que ha hecho Zapatero ha sido incluir la palabra matrimonio, igualarlo con el matrimonio tradicional y ha sido ahí donde ha habido contestación social. De hecho, el gobierno de Aznar tenía preparada la ley de unión de parejas y al final no la sacó.

Con respecto al aborto libre no ha habido un cambio social de nueva, simplemente, ahora se ha legalizado pero entiendo que la sociedad española sigue rechazando el aborto libre igual que lo rechazaba antes. Son dos aspectos en los que ha basado Zapatero estos siete años de gobierno desastroso pero que realmente no suponen un cambio con respecto a lo que era la sociedad española hace ocho años. La sociedad española de hace ocho años y la de hoy, incluyendo estos asuntos siguen evolucionando más por la línea liberal de Aznar que lo que haya podido incluir en la sociedad por liberalismo moral.

¿Cambia la sociedad en función de sus presidentes?

No, la sociedad cambia en función de las propuestas que se haga y de los proyectos de su vida. Política es proyectos, no es imagen, no es coger un niño y darle un beso. A un político no se le vende como un jabón. Hay asesores de imagen que creen que es lo mismo y es mentira. Cuando tienes un proyecto y lo cuentas a la sociedad, la sociedad decide si le gusta o no.

En la política actual, sin embargo, da la sensación de que importa más el proyecto de presidente y la victoria del candidato que la gestión pública ¿Es esa la deriva actual?

No es verdad. Zapatero ha sido producto de una imagen y lo ha acabado echando su partido.

¿Y Obama?

Obama está hoy en un 46% de aceptación pública, porque lo que importaba de Obama era su proyecto. Yes we can era un proyecto de ilusión y hoy están hundidos económicamente, socialmente. Puedes decirle a la sociedad: tengo este proyecto, y lo visto de esta manera. La sociedad tarda poco en reaccionar para saber si es verdad. Política no es sacar a una mujer joven y guapa, sino qué proyecto tiene. Si además es joven, guapa, se expresa bien… es mucho mejor que si es arisca.La imagen en política sirve para quitar aristas, para comunicar del modo más simple un proyecto, pero si no tienes proyecto, fracasas. Y la virtud de Aznar, y es lo que cuento en el libro, es que tenía un proyecto.

En su libro dice: “En España hace falta gente con coraje, con ideas, con alma.. alma de vencedor. Lo principal de Aznar es que tenía alma de vencedor”.  ¿El actual PP tiene coraje? ¿Cómo lo definiría?

Vamos a verlo. Van a estar en la situación de gobernar un país muy difícil. Espero que sea con mayoría absoluta, y veremos hasta donde llega el coraje de Rajoy. Los primeros pasos que he visto en las comunidades autónomas son pasos de coraje, son pasos imprescindibles, dolorosos, pero hay que hacerlo. De la actual situación de crisis no nos van a sacar los de ciencias, nos van a sacar los de letras. No nos van a sacar las propuestas económicas, nos van a sacar propuestas políticas y culturales. Eso es lo que significa tener un proyecto.

¿Por qué los de ciencias no y los de letras sí?

Porque los de ciencias suman y restan, y los de letras, de la misma suma sacan consecuencias, seguramente más ligada a la filosofía. A mi no me gusta cuando dicen los de ciencias que hacen falta sacrificios, la frase esa de Churchil “sangre, sudor y lágrimas”, no me gusta. En esta situación de crisis hace falta austeridad, y hace falta que todo el mundo se apriete el cinturón. Pero también hace falta que nos ayudemos. Si la sociedad es consciente de que nos tenemos que ayudar salimos de la crisis. Si tenemos conciencia de tribu, salimos de la crisis. Pero según nos cuentan los economistas esto depende de la bolsa y de unos señores que invierten: eso es radicalmente mentira.

Hay un anuncio estos días en la prensa que dice: “para educar a un niño, hace falta toda la tribu”. Es verdad pero ¿tenemos conciencia de tribu? La tribu se ayuda, se compadece, se hablan, miran unos por otros ¿verdaderamente en esta sociedad vivimos como una tribu? Hasta que no tengamos otra vez conciencia de tribu, ser otra cosa más allá de números, no salimos de la crisis. Por eso digo, este concepto lo expresará antes alguien de letras que de ciencias.

Los nacionalismos no parece que ayuden mucho a la construcción de la tribu española. En su libro los tacha de ultraderechistas ¿Es momento de hacer una revisión del sistema autonómico sin destruir las autonomías propiamente dichas?

El sistema autonómico ha funcionado bien en líneas generales. Hoy, si viajas por cualquier lado, los pueblos están cuidados, hay normalmente buenas comunicaciones, hay limpieza en las calles, seguridad… en líneas generales creo que la administración más cercana al ciudadano ha funcionado bien. Pero hay dos problemas que tenemos que solucionar: 1, el despilfarro, por la grandilocuencia de los cargos públicos; y 2, las fronteras que nos estamos creando. Los nacionalistas están ganando la batalla en esta parte. Ellos crean la frontera y ahora tanto PSOE como PP entienden que hay que crear fronteras entre comunidades y creo que eso hay que desterrarlo. Sólo vamos a ser un país fuerte si estamos todos juntos y estamos todos iguales y si respetamos la ley.

El mensaje que están dando los nacionalistas es que no vamos todos juntos, no somos todos iguales, porque ellos quieren privilegios y, además, no están dispuestos a respetar la ley. Creo que a la larga ese mensaje se les va a volver en contra. En este minuto son un problema y es un problema de ultraderecha.

¿Por qué se les volverá en contra?

Porque es una política sin fondo. Queda bien ahora mismo en la superficie hasta que rascas un poco y ves que en el caso de Cataluña, que era la región más pujante de España, hoy ya no lo es. Después de treinta años de nacionalismo, de izquierda y de derecha, Cataluña va peor que cuando era la región más pujante porque estaba involucrada en el proyecto español. Nos preocupa Cataluña porque tienen riqueza. Pero aquellas regiones donde se ha metido el nacionalismo y no son tan ricas, al final han ido peor y despreciadas por el resto de los españoles. Tienen que tener mucho cuidado los nacionalistas con su mensaje. Quizá los catalanes les puede funcionar mientras tengan dinero.

¿Sería conveniente ahora mismo reformar la Ley electoral?

PSOE no quiere la reforma de la ley electoral.

¿Y PP?

Le vendría muy bien.

¿Rajoy se lanzará a hacerla?

Es que hace falta el acuerdo del PSOE. No se debe hacer aún con mayoría absoluta. Los dos partidos deberían estar de acuerdo en la reforma.

El voto en España en este momentos es de centro-derecha. Lo que pasa es que en Cataluña el voto de centro-derecha va a CiU y en el País Vasco va al PNV. Si no tuvieran posibilidad de tener gran representación  en las Cortes nacionales, ese voto, en un alto porcentaje, iría al PP, de tal manera que en las elecciones nacionales el PP y PSOE no tendrían mucha diferencia en escaños. Hoy Zapatero gobierna por la gran cantidad de escaños que le saca el partido socialista de Cataluña al PP. Por eso el PSOE no quiere que los nacionalistas de derechas salgan del circuito porque ese voto iría al PP.

Es divertido leer las anécdotas que se vivieron mientras se desplazaba a los actos en el mismo vehículo que Aznar ¿Pensó que sería una realidad que Aznar llegase a presidente?

No, lo hicimos porque no sabíamos que era imposible.

Pero fue posible.

Verdaderamente, eso lo sabes años después. Yo me he dado cuenta de lo que ha sido Aznar, todo lo que hizo en el partido popular, el cambio ideológico en España, muchos años después de haber salido de la vorágine. En ese momento trabajas todos los días y no te paras a hacer más balance que el del día anterior. No eres consciente del cambio profundo que estás dando hasta muchos años después.

¿Existe el síndrome de la Moncloa?

Sí.

¿Lo tuvo Aznar?

Sí. El presidente del gobierno levanta cada día las veces que le de la gana un teléfono que no tiene teclado y le dice a la otra voz que se le pone en el auricular, bien su secretaria o el gabinete de comunicación: quiero hablar con… y cualquier persona que pida se pondrá al teléfono. Si es el presidente de EEUU tardará 12 horas porque hay que cuadrar las agendas y las llamadas telefónicas de los presidentes son citas. Pero si es el campeón de la Vuelta Ciclista a España tarda 5 minutos en ponerse al teléfono. Y además, casi nadie con los que hable por teléfono le van a contradecir. Eso día tras día, año tras año, crea la sensación de que todo lo que tú piensas lo puedes hacer. La realidad es que de todo lo que tú piensas solo algunas cosas las puedes hacer, las otras hay que negociarlas.

La gente está bastante cansada de la política y así lo reflejan las encuestas colocando a los políticos como uno de los problemas de la sociedad ¿Están equivocadas las encuestas?

Sí, no es posible que la sociedad española esté despreciando tanto a su clase política. Primero porque la clase política en general no merece ese desprecio. Ahora han hecho los políticos lo que parece una humillación innecesaria: y es dar a conocer su patrimonio. Vale, ya tenemos la curiosidad de que Rubalcaba tiene un millón de euros producto de una herencia ¿Por eso es mejor o es peor? Eso ¿evita la corrupción? Desde luego, si alguien se ha corrompido, no lo va a poner en su patrimonio. Eso lo que hace es que todo el mundo hurgue en la casa de los políticos para reírse de ellos. Pero no entramos en las casas de los  empresarios, ni de los anunciantes de los periódicos, ni de los jefes de los periódicos, ni de los sindicalistas, ni de nadie. Solo podemos ver los sujetadores de la ministra de economía. Parece una vergüenza. Otra cosa es que los políticos en estos años hayan pasado de lo que era el político franquista, que no se le podía toser, a ser coleguis.

El político tiene una responsabilidad y tiene que saberla expresar, cuanto más amable sea mejor, pero no es colega, porque el político también tiene que tomar decisiones complicadas. En cualquier caso, esa falta de respeto al político, en la España de hoy la noto con todo el mundo: hoy casi nadie respeta a su catedrático, a su profesor, a su médico. Hay denuncias de agresión de pacientes a su médico, esto debería de ser inconcebible. Vivimos en una sociedad en la que todos somos chonis y me niego a vivir en una sociedad en la que no haya gente respetable.

¿Hay solución a una sociedad de chonis?

La sociedad se va a dar cuenta de que esto no puede continuar así. Tardaremos más o menos en despreciar el que cualquiera pueda hablar de cualquier cosa y sin sentido, y que además, si lo hace en tono populista, funcione. Porque ya vemos que esta sociedad no funciona así. Necesitamos volver a rescatar algunos principios básicos de funcionamiento de la sociedad: hay gente respetable, en su ámbito, no en todos. Para eso también hay que hacerse respetar. Este concepto no estaba en la política española, ni siquiera creo que esté hoy pero dentro de poco tendremos la conciencia de que hay que respetar a la gente y hay que hacerse respetar. Digo con simpatía, ni con brabuconadas ni nada, digo que no puede ser que ni siquiera el carnicero tenga el respeto cuando corta la carne y tú crees que lo haces igual que él.

Usted acude a algunas tertulias radiofónicas y televisivas. ¿Son estos formatos pedagógicos o son puro entretenimiento tabernario?

Hay de todo. Yo mismo soy de los primeros que me he equivocado al participar en programas donde el populismo y la bronca eran la base. Lo que pasa es que si no lo hacía tenía la sensación de que al final siempre ganaban ellos.

¿Ellos?

Los de izquierdas, más acostumbrados a la algarada.

¿Convendrían perfiles más viejos y experimentados en la presidencia del gobierno?

No lo sé. Ahora mismo los candidatos tienen un perfil parecido y edades similares. No creo que la edad o la experiencia vaya a ser el punto en el que se diferencia el hecho del gobierno. Al final no depende todo del presidente, sino de un equipo y siempre hace falta gente joven. Vamos a vivir ahora un periodo de gobierno en el que alguien de más de cincuenta años o casi sesenta va a tomar las riendas, no veo que en ese punto se vaya a diferenciar mucho de un Felipe González que llegó con cuarenta años porque lo que importa es el proyecto.

En caso de que gane el PP, Pons es probable que sea portavoz del gobierno, como así lo fue usted ¿Se atrevería a hacer una comparación entre ambas personas?

No, aquí cada cual… cada maestrillo tiene su librillo. El que sea portavoz le deseo mucha suerte y mucha paciencia. Normalmente los portavoces en España hemos durado dos años. Es un trabajo verdaderamente difícil, no solo por la exposición pública sino por todo lo que hay por debajo. Al que le toque que tenga mucha suerte y mucha paciencia. Y no obstante, Pons lo hará mucho mejor.

Fdo: Esteban Martín

Twitter: emartinp

Anuncios

¿Algún pensamiento al respecto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s