Periodista de Telecinco

Sonsoles Ónega: “En el Congreso hay menos transparencia de la que parece”

Periodista de TelecincoSon las 10:30 de la mañana y el Congreso de los Diputados está tranquilo. Los jueves no suele haber mucha actividad parlamentaria. Pero observando a los periodistas se respira un aire expectante e impaciente. En media hora llegará el presidente del Gobierno. Son numerosos los profesionales de la información que ya están listos para comenzar una jornada más recogiendo todo lo que acontezca en la Cámara Baja. ¿Cómo es el trabajo de un periodista que está en contacto permanente con los políticos? Ezotawenotó ha tratado de acercarse al trabajo periodístico de la mano de Sonsoles Ónega, periodista parlamentaria de Telecinco y joven escritora. Además, es hija del consolidado periodista y analista político Fernando Ónega.

Sonsoles Ónega. 30 de noviembre de 1977. Sagitario.

En su Twitter asegura usted que cuenta historias desde el Congreso para Telecinco. ¿Cuál es la que más le ha enorgullecido contar?

Justo he llegado al congreso en la segunda legislatura de Zapatero, en la última, en la que prácticamente la información política ha quedado subyugada por la crisis económica, por lo tanto desde aquí no hemos contado muy buenas noticias. Entonces, la mejor noticia probablemente sea el 30 aniversario del 23F que nos permitió vivir un momento de cierta reconciliación entre partidos, entre políticos y se recuperó, aunque fuera por un día, el espíritu de la transición que permitió construir la democracia. Eso en lo poco que llevo en el Congreso que son tres años.

¿Cómo se cuenta política por televisión?

Haciendo muchos ajustes económicos de palabras. Lo que contamos en televisión es un breve en un periódico. Ocupa muy poco especio, tienes que sintetizar mucho y sobretodo tienes que lanzar una única idea. Se ha impuesto la idea de que el espectador solo se queda con ideas muy concretas y titulares muy sintéticos y al final en televisión contamos eso. Es verdad que no contamos grandes historias ni grandes noticias por la dictadura del tiempo, de la escaleta. Tratamos de ser lo más rigurosos posible en la información que contamos y sobretodo, muy sintéticos, para que quien nos esté escuchando desde casa se quede con la idea central de lo que ha pasado. No podemos aspirar a informar como un periódico y la televisión no está para eso.

¿Cómo es el trabajo en el Congreso?

El trabajo en el Congreso está muy bien organizado en el sentido de que ocurren pocas cosas inesperadas. Es un poco antiperiodístico. Por las mañanas nos organizamos según los plenos y las comisiones que haya previstas ese día. Hablo con la redacción para ver qué temas interesan a mi cadena ese día y en función de las decisiones preparamos nuestra particular cobertura con nuestro micrófono para preguntar a los protagonistas de la información sobre el asunto que nosotros queremos. Telecinco siempre se ha caracterizado por masticar la información y darle una vuelta que pueda resultar atractiva a su audiencia.

Aquí en el congreso, algunos políticos critican o se quejan de que hay demasiados periodistas pendientes de lo que ellos hacen. En cierto modo es verdad. Somos muchos periodistas cubriendo la información parlamentaria, pero no hay un libre acceso a las cámaras de televisión. La señal del hemiciclo, lo que está pasando dentro nos llega a través de una señal realizada por el propio Congreso de los Diputados. Un claro ejemplo de un periodismo que pretende ser transparente, pero se impone la transparencia controlada por el poder. Todo parece muy nítido, el ciudadano puede seguir un pleno, parece que todos tenemos acceso a todos los rincones del Congreso y no es verdad. Me gustaría a veces tener planos del presidente del Congreso haciendo un gesto o hablando con alguien y no lo tengo porque la señal que me llega a mí está realizada por los criterios del Congreso que sabe que no debe enfocar a escaños vacíos ni a grupitos de diputados hablando mientras se celebra un pleno. Va en contra del espíritu de libertad de hacer periodismo en televisión. Los pasillos del Congreso parecen muy libres pero no tenemos acceso a todos los sitios donde nos gustaría llegar. Nos movemos en un radio de diez metros y ahí podemos hacer lo que dan de sí los metros. Si un políticos sale por otra puerta, no llegamos. Si no quieren exponerse un día a los medios saben perfectamente por donde ir para no encontrarse con periodistas. En ese sentido no es todo tan transparente como quieren hacer que parezca.

Su frase favorita es: “Puedes porque crees que puedes” (Virgilio). Y la política ¿puede cambiar las cosas o ha dejado de creer que puede?

Si, una de mis frases favoritas. Tanto el periodismo como la literatura son carreras muy muy de fondo en las que vas construyendo cada día lo que eres y puedes porque crees que puedes. Porque te levantas por la mañana y crees que puedes hacer el mejor directo del día o crees que después de X años trabajando en una novela has dado lo mejor de ti mismo.

Me he desapasionado un poco. Me gustaba la política y al llegar al Congreso de los Diputados me ha dado cuenta de que tiene un periodistas en el Congresopoco de utópico y mucho de seguimiento de las directrices de los partidos. No veo que la política se desmadre. Ni encuentro líderes carismáticos capaces de emocionar a la población. Pese a todo, creo que todo pasa por la política. Con lo cual, el ciudadano debe ser exigente con quien elige porque son quienes van a hacer realidad nuestros sueños, desde tener una casa hasta poder llevar a nuestros hijos a un colegio de calidad o tener una asistencia sanitaria en condiciones. Está desprestigiada porque se lo ha ganado. Ellos tienen que poner mucho de su parte, pero también el ciudadano debe ser exigente a la hora de votar y elegir a los representantes. La política ha perdido frescura. Los partidos dictan el voto, los políticos vienen con los papeles escritos previamente sin escuchar a su contrincante en la doctrina de oradores, es decir, se ha perdido frescura.

¿Alguna vez ha estado presente en una sesión de control al Gobierno en la que haya pensado “esto es un esperpento de Valle Inclán”, hiperrealista? Por ejemplo, la respuesta de Rubalcaba con la canción de Amaral.

La política es esperpéntica muchas veces, por desgracia. por eso te digo que el político se ha ganado a pulso la mala imagen que tiene en la sociedad. Hay de todo. En política te puedes encontrar desde respuestas esperpénticas hasta preguntas

esperpénticas. Aquí se ha frivolizado la política. Parte de culpa también la tenemos los medios. Comparar las respuestas de Rubalcaba con Valle Inclán, no sé. Yo creo, que más allá de entrar en las ideologías, probablemente sea uno de los mejores oradores de hoy en día, junto con Ramón Jáuregui, que a mí me gusta mucho como habla, como se expresa y como coloca una idea. Rubalcaba es un animal político con mucha capacidad para enfrentarse a cualquier situación y no todos pueden hoy en día. No todos pueden exponerse a una rueda de prensa con 11 preguntas sobre el mismo tema sin contestar absolutamente nada.

Se pueden leer buenas y malísimas críticas sobre su novela “Encuentros en Bonaval”. ¿Es reconocible una buena novela, o es mejor que cada uno lea lo que le gusta, apetece o lo que considera más oportuno para sus pensamientos? Con esto quiero decirle que ¿debemos aceptar que alguien nos diga ese libro que te has leído es malo si a nosotros nos ha gustado?

Hay literatura universalmente reconocida como magnífica, que no voy a ser yo quien diga que no es buena y otra que no es tan buena, y que son los críticos los que se encargan de ponerle la etiqueta de bueno o malo a la creación artística. Los libros, ahora afortunadamente tenemos cada mes una cantidad que desborda las librerías y es el lector el que decide lo que es bueno o lo que es malo. Cuando te pones a escribir intentas contar una historia y transmitir unos sentimientos que no necesariamente tienen que ser ni homogéneos ni tienen que gustar a todo el mundo. Con lo cual ahí la libertad de quien recibe una obra literaria, una obra de teatro, una canción, decide lo que es bueno y lo que es malo. Yo estoy en contra de las etiquetas buenas y malas. Dejemos que el lector decida.

Santiago es una ciudad en la que, según ha contado, le habría gustado nacer, o ejercer su carrera periodística o ir a morir. ¿cómo se imagina la muerte una joven escritora alejada de ambientes bohemios y decadentes?

Espero que sea parecida a la sedación en un quirófano, es decir, que no me entere demasiado de qué está ocurriendo. La muerte me aterra, pero más que la muerte, me aterra el dolor, el sufrimiento, el padecimiento y una enfermedad larga.

Llegó José Luís Rodríguez Zapatero rodeado de un gran despliegue de seguridad hasta el patio interior del edificio. Los periodistas ya están a pleno rendimiento recogiendo toda la actividad parlamentaria de ese día.

Muchas gracias por atendernos y ánimo con la política esperpéntica.

Pero no nos podíamos ir de allí sin intentar recopilar información sobre un tema de actualidad que afecta a los medios de comunicación. Así que, aprovechando que #ezotawenotó estaba en el Congreso de los Diputados, preguntamos a nuestros compañeros periodistas sobre la iniciativa #sinpreguntasnocobertura.

Sin preguntas no hay cobertura es una iniciativa que surgió en Twitter para que los medios de comunicación no cubran las ruedas de prensa de dirigentes políticos en las que no se admitan preguntas. La mayoría de los medios de prensa, radio y televisión han firmado el manifiesto, pero algunas cadenas como Telecinco y Cuatro no se han adscrito a esta iniciativa.

Buscando respuestas nos encontramos con diversidad de opiniones sobre esta iniciativa.

Por un lado están los periodistas que a título propio lo suscriben, lo hayan hecho o no los medios para los que trabajan. También están los que comparten la iniciativa pero que trabajan en un medio el cual no se ha adscrito y deben acatar las normas de su empresa. Por otro lado están los que piensan que se debe acudir a los eventos, y preguntar aunque no respondan. Estos últimos explican que la labor de los periodistas es acudir, cubrir cualquier acontecimiento por lo que pueda suceder y sea noticia; una vez allí, formular la pregunta y si no hay respuesta es posible que no se emita el mensaje.

Sonsoles Ónega, corresponsal de Telecinco en el Congreso y María Rey, su homóloga de Antena3, aseguran que lo mejor es que se ha puesto el debate sobre la mesa y no hace falta no acudir a las ruedas de prensa sin preguntas ya que ha sido un toque de atención para la clase política.

Por lo tanto, más allá de desatender las citas políticas, comparecencias públicas y actos políticos, lo mejor de esta iniciativa ha sido crear el debate y hacer ver que el trabajo de los políticos es preguntar y no ser meros eslabones de la cadena de transmisión.

Fdo: Esteban Martín.

Twitter: @emartinp

Anuncios

¿Algún pensamiento al respecto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s