Ganador del Premio Nadal

Álvaro Pombo: Premio Nadal 2012 con una novela sobre la ética del cuidado

Ganador del Premio NadalLa palabra aristotélica kairós significa una ocasión oportuna. La vida de Álvaro Pombo está puntuada por tres momentos oportunos: el primero fue en el Colegio San José de Valladolid cuando conoció con 16 años a José María Cagigal. El fundador del INEF creyó firmemente en el talento literario de un joven nervioso que se comía las uñas y suspendía física y matemáticas, cuando aquel talento era casi inexistente. Cagigal fue para Pombo un generador de talento, que es la expresión que usa José Antonio Marina para definir la función esencial de las escuelas. Un segundo momento afortunado de la vida de Álvaro Pombo fue conocer con 19 años a José Antonio Marina en el Colegio Mayor Aquinas de Madrid. José Antonio fue el gran inspirador cultural de Álvaro Pombo y aún es una figura mayor en su vida. Sus regulares reuniones dominicales son impresionantes, y yo me siento muy afortunado habiendo asistido a alguna de ellas a primera hora de la tarde. La tercera gran figura de la vida de Álvaro Pombo es Ernesto Calabuig, un joven escritor al que conoció con 53 años, medio fondista, de 44 años de edad, casado y con dos hijos, que comenzó siendo un compañero deportivo de Álvaro Pombo –gracias a él dejó de fumar-, y ahora es una inspiración intelectual y también ética. Ernesto representa la ética del cuidado para Álvaro Pombo.

Sin estas tres figuras, posiblemente, encontraríamos un personaje mucho más empobrecido que el brillante Álvaro Pombo que conocemos y que acaba de ganar el Premio Nadal: un personaje complejísimo del cual sería rápido e insustancial decir que es un crack, como se dice de los futbolistas. Sería perezoso por mi parte no mencionar, por ejemplo, la maestría con que usaba las palabras en sus columnas de EL MUNDO; o su capacidad literaria y poética, más allá de sus premios, patente en obras como La fortuna de Matilda Turpin o Protocolos para la rehabilitación del firmamento.

También sería un error no mencionar su independencia: Álvaro Pombo no se reúne en tertulias con literatos, hace poca vida pública y no forma parte de ningún grupo de escritores. Esta independencia también la destacó Carmen Iglesias en el discurso de entrada de Pombo en la Real Academia Española. Una entrada que, según me han soplado, fue un hálito de aire fresco para la institución. Y esto va mucho más allá de sus dotes literarias, esto tiene que ver con su carácter guasón y divertido.

Además, es notable que Pombo sea un poeta de los clásicos, un escritor de su tiempo que viene de otro tiempo: no está en la pomada literaria pero está muy al día del pulso callejero de Madrid. Públicamente es un hombre brillante, muy conocido y admirado, esta independencia hace de él un hombre muy sociable a la vez que solitario. Y yo tengo la sensación de que en su vida privada puede sentirse en ocasiones afectivamente desamparado.

Juan Cruz dijo que es un ego inverso, y es cierto: cuando se le pide que hable de sí mismo, siempre habla de las personas que le ayudaron a ser quien es, y dice las cosas tal como las ve, aunque en ocasiones se vea perjudicado. Los que lo conozcan habrán comprobado su vehemencia y compromiso: se toma en serio las injusticias y los problemas de las personas. Ha sido voluntario durante siete años con Cáritas en la desintoxicación de drogadictos. Y defendió la homosexualidad con la tinta de su estilográfica mucho antes de que llegase la pluma. Ahora, Pombo ha adoptado una posición crítica y humorística respecto de la ideología gay: les ha tomado muchas veces el pelo, como en la célebre fotografía de la portada de La Razón en la que se le veía, literalmente, entrando en el armario.

Él insiste muchas veces en que no es ejemplo de nada bueno, pero para terminar el perfil yo señalaría que Álvaro Pombo es un gran ejemplo de que el talento se hace, no se nace, está al final de la educación, y él ha aprendido a ser él mismo.

Álvaro Pombo García de los Ríos, Santander 1939.

Enhorabuena señor Pombo por el Premio ¿está contento?

Estoy muy contento porque este es el mismo premio y el mismo lugar donde en 1945 Carmen Laforet ganó el mismo premio con su novela Nada. Da la casualidad que esa novela ha sido una de las novelas españolas más importantes de mi vida. La leí muy joven, cuando tenía 16 años, y fue José María Cagigal quien me habló de esta novela y me hace mucha ilusión que 67 años después yo haya ganado el mismo premio.Ganador del Premio Nadal

Ahora me gustaría preguntarle por los personajes principales de su novela. Uno de ellos se llama Román ¿representa este profesor de filosofía jubilado la decadencia de nuestras aspiraciones con el paso del tiempo?

Sí, Román, que es nominalmente el héroe del relato, sin embargo funciona en realidad como uno de los dos antihéroes, el otro antihéroe es Bernardo, el héroe auténtico se llama Héctor, tiene nombre de héroe pero es un joven e insignificante periodista que es quien realmente se hace responsable de la situación.

El personaje de Bernardo se desliza por su novela sin enraizar con nada ni con nadie ¿es una crítica del autor a la sociedad actual que Baumann denomina líquida?

Sí, definitivamente sí. Bernardo es una encarnación del mal, un mal perfectamente consciente de sí mismo y consciente de la irrelevancia del mundo. Para Bernardo, como diría Shakespeare, there is nothing serious in mortality, no hay nada serio en la mortalidad. Es una crítica de la falta de sustancia, frase que yo usé en el año 77 para describir una situación parecida a la que Baumann describe ahora como la sociedad líquida.

En un momento tan pesimista como el actual ¿por qué fracasa el héroe? Héctor se compromete a suerte o a muerte con un amigo ¿no podía usted haber hecho un elogio del compromiso con el triunfo de Héctor?

No he querido hacer un triunfo del héroe sino hacer ver al lector las contradicciones irreconciliables, a veces, de la finitud y de la mortalidad. Esta es una novela donde no se evitan los conflictos y lo que está en su base y en la de muchas de mis novelas es una discusión con Hegel:  “El verdadero curso del desarrollo dramático consiste en la anulación de las contradicciones en cuanto tales, en la reconciliación de las fuerzas de la acción humana que alternativamente intentan negarse entre sí en conflicto mutuo”. Yo niego que eso que Hegel describe sea lo que verdaderamente ocurre en la vida humana. Tengo una visión trágica, no reconciliada de la vida humana. Mis personajes son personajes no reconciliados o que encuentran dificultades para ello. El mundo de la reconciliación está basada en el Amén, en el así sea, y yo vivo en un mundo dramático en el que estamos en el filo de la fortuna. El bien es frágil y para que se fortalezca es necesaria nuestra voluntad. Nosotros somos la divina providencia y nosotros tenemos que hacer el bien.

De acuerdo, pero si usted cree que la reconciliación es imposible, y aún haciendo el bien podemos fracasar ¿por qué habla sobre el cuidado a los demás?

En una realidad no reconciliada, los seres humanos tenemos que actuar como si la reconciliación fuese posible y solo es posible si ponemos voluntad de responsabilizarnos de los demás y cuidarlos.

Entonces ¿con esta novela usted invita al lector a que haga todo lo posible por obrar bien si puede?

Sí, invito a los lectores a que hagan el bien. Y aprovecho esta ocasión para recomendarles el libro de Martha Nussbaum que se titula La fragilidad del bien, subtitulado fortuna y ética en la tragedia y la filosofía griega.

Muchas gracias señor Pombo por esta rápida entrevista en el Hotel Palace de Barcelona. Después de oírle, verdaderamente me parece usted un auténtico crack.

Fdo: Esteban Martín

Twitter: emartinp

Anuncios

3 comentarios en “Álvaro Pombo: Premio Nadal 2012 con una novela sobre la ética del cuidado

¿Algún pensamiento al respecto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s