E. Uriarte: “El neoconservadurismo es un movimiento intelectual que surge de intelectuales que eran de izquierdas”

Edurne uriarteEste verano pasaba todos los días frente a una librería que hay en mi calle. Aunque nunca me paré a ver qué libros tenían, había un título que siempre fijaba mi atención: Desmontando el progresismo. Su autora es Edurne Uriarte: politóloga y columnista, también es catedrática de Ciencia Política en la Universidad Rey Juan Carlos. Este libro desmonta las cuatro cavernas del progresismo: la terrorista, la pacifista, la identitaria y la radical. Aunque al principio me pareció un libro panfletario, hay que resaltar el buen trabajo de Edurne recopilando la información y explicando las contradicciones que aparecen en la izquierda. Este libro denuncia y argumenta las ideas antiliberales, tolerantes con la violencia y confusas con las reglas democráticas que para la autora existen en el progresismo español y occidental: una aserción que puede resultar bastante agresiva para algunos. Me puse en contacto con ella y me ofreció la posibilidad de hacer una entrevista telefónica. Aunque siempre intento encontrarme personalmente con los autores –de ahí lo de entrevista- en esta ocasión acepté la entreparla telefónica. Normalmente las entrevistas me permiten acercarme más al personaje, registrar sus gestos, su lenguaje corporal y sus reacciones a mis preguntas. En esta ocasión no pude enfrentarme cara a cara a la autora, ni conseguí que me firmase el libro (como suelo hacer), sin embargo, no tuve que desplazarme y conseguí que Edurne respondiera a mis preguntas desde casa y yo aún en pijama.

Edurne Uriarte, Vizcaya 1960.

Lo primero que quería preguntarle es ¿cuál es la mayor diferencia entre el neoliberalismo y el neoconservadurismo?

En el libro no pretendo hacer un análisis de teoría política. No es explicar las diferencias. Sí pretendo llamar la atención sobre la ignorancia que tiene el progresismo español y también el europeo en torno al significado del neoconservadurismo norteamericano. A partir de esa cuestión lo que digo, es que el progresismo confunde ambos términos. No son movimientos iguales, ni muchísimo menos: el neoliberalismo es una evolución del liberalismo que ha abogado en las últimas décadas por un mayor énfasis en la libertad de mercado frente al tamaño del Estado. El neoconservadurismo tiene unos orígenes intelectuales completamente diferentes y unos contenidos intelectuales diferentes dentro de los cuales en el terreno del Estado del bienestar y de ese debate, el neoconservadurismo no cuestiona o no tiene entre sus problemas más importantes el tamaño del Estado.

Sin embargo, ¿no existe entre estas dos corrientes un contrato implícito?

Lo que une ambas corrientes es que están situadas ideológicamente en la derecha, pero son diferentes dentro de lo que podemos llamar derecha ideológica e intelectual.

¿Cuándo la gente habla de ultraderecha o extrema derecha a qué se refieren?

La ultraderecha y la extrema derecha son otras cosas muy diferentes. Entramos en el terreno del sectarismo, dentro del sectarismo progresista es muy habitual llamar ultraderecha a cualquier corriente de la derecha. Pero llamar ultraderecha al neoconservadurismo es algo así como llamar ultraizquierda al partido socialista español o al francés. Es puro sectarismo. La ultraderecha son determinados partidos de Europa situados a la derecha de los partidos de derecha. El neoconservadurismo es una corriente dentro de la derecha pero no de la extrema derecha.

En el capítulo cuarto usted habla de la espiral del silencio en torno a la formación de las mayorías ideológicas ¿Han contribuido personajes como Federico Jiménez los Santos o Isabel San Sebastián a romper esta espiral del silencio?

Muchos líderes intelectuales están contribuyendo a romper la espiral del silencio. Es complicado, como afirmo en el libro, la izquierda es mayoritaria en el mundo intelectual y en los medios de comunicación.

A lo largo de su libro menciona a personas como Juan José Millás, Rubianes, Rosa Regás, Ana Belén o Almudena Grandes. A mí me ha dado la sensación que estas personas que menciona, más que intelectuales, son grandes voceros de la izquierda ¿tiene mejores tribunos de la plebe la izquierda que la derecha?

Un debate en el que yo no entro en el libro es el debate sobre quién es intelectual. Yo escribí mi tesis intelectual sobre los intelectuales y sin entrar en un debate ahora sobre quién es exactamente un intelectual yo diría que un intelectual es alguien que tiene liderazgo en el mundo de las ideas a través del desarrollo de esas ideas, a través de la expresión escrita de esas ideas. En esa definición me parece que entran algunos periodistas, escritores, académicos etc. Pero en ese sentido Juan José Millás, Almudena Grandes…entran en la definición de intelectual: son escritores que además participan en el debate ideológico y, a demás, lideran determinadas ideas dentro de la izquierda. Y creo que hay mucho más en España ese tipo de perfil que el perfil del intelectual de derechas.

Sin embargo, asegura que son muchos los intelectuales de izquierdas que en su madurez se pasan a la derecha ¿podríamos decir que el neoconservadurismo es una madurez intelectual?

[Ríe] El neoconservadurismo es un movimiento intelectual que surge de intelectuales que eran de izquierdas y que realizan una evolución ideológica a partir de la crítica a determinados aspectos de la izquierda; muy especialmente críticas a las dictaduras comunistas. Son intelectuales de izquierda que no aceptan, que critican el comunismo. Ese es el origen del neoconservadurismo ¿Maduración? En este caso se trata desde luego de intelectuales de la izquierda que hacen una evolución ideológica.

Si he entendido bien, usted dice en su libro que son muchos neoconservadores los que proceden de clases trabajadoras y clases bajas ¿entonces cuál es la ideología de las clases altas?

Lo que digo es que el origen de los intelectuales que desarrollaron el movimiento neoconservador es de clases medias, medias bajas, no eran hijos de las élites sino de inmigrantes europeos. El núcleo inicial está en Nueva York y en intelectuales hijos de inmigrantes europeos. Respecto al voto y la clase social en la actualidad, hay una mayor tendencia al voto a la izquierda entre las clases menos pudientes y mayor tendencia al voto a la derecha, digo en términos generales en Europa y Estados Unidos, en las clases más pudientes. Al mismo tiempo esto no es determinantes: todos los partidos de derechas y de izquierdas tienen una gran pluralidad de voto en términos de clase social.

La derecha americana de la que el neoconservadurismo procede ¿no puede resultar en Europa a veces cateta y provinciana?

Todo lo contrario, el neoconservadurismo es un movimiento intelectual, y como todo movimiento intelectual es un movimiento que traspasa fronteras en cuanto a ideas. Lo intelectual es siempre algo que traspasa fronteras, pero al mismo tiempo, uno de los rasgos claves del movimiento es su enorme interés por la política internacional y por un elemento clave del neoconservadurismo, la libertad. No solo la libertad en Estados Unidos sino la extensión de la libertad en el mundo.

Me da la sensación de que en su libro hace una correlación entre los republicanos americanos y una derecha europea, y los demócratas americanos y la izquierda europea ¿realmente podríamos considerar a Obama y al partido demócrata americano similar a una izquierda europea?

Sí. Hay mucha gente que discute esto. Yo creo que hay una clara similitud y se puede comparar el partido demócrata americano con los partidos socialistas europeos. Es verdad que los orígenes son totalmente diferentes puesto que los partidos socialistas europeos tienen en su origen el marxismo, el partido demócrata americano no, jamás fue socialista, sin embargo, en la actualidad han acabado convergiendo ideológicamente en unas posiciones que yo considero comparables en términos tanto de política económica como de planteamientos respecto del Estado de bienestar, e incluso en algunos aspectos en política internacional.

Sobre la izquierda caviar que usted menciona ¿debe la izquierda hacer un voto de pobreza?

Yo diría que parece evidente que hay una contradicción entre defender un discurso de apoyo a la clase trabajadora, un discurso de crítica a la banca, a los ricos, etc, con un tipo de vida lujosa. En la práctica existe una contradicción y no se puede dejar de señalar. El que hace un discurso como el que he dicho y que tiene una vida de lujo, tiene un problema de coherencia.

¿No cree que hay una tercera España que no es de izquierda ni de derechas?

No, los conceptos de izquierda y derecha siguen siendo muy útiles para situar, analizar, abarcar, el debate ideológico. Aún hoy en día, no sé qué pasará en el futuro, los conceptos de izquierda y derecha, son los más relevantes a la hora de explicar el voto.

Es decir, no están obsoletos.

Yo creo que no.

———

Se esté más o menos de acuerdo con su ideología, los lectores sí deben reconocer que Edurne respondió ajustadamente a todas las preguntas.

Fdo: Esteban Martín

Twitter: @emartinp

Anuncios

¿Algún pensamiento al respecto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s